Close

Dios nunca ha perdido una batalla

La preocupación

Los «y si…» Son el primer paso para ser dominados por la preocupación.

¿Qué es la preocupación?

La preocupación no es nada menos que la falta de fé, confianza en el creador, nuestro Dios. Debemos morir a nosotros mismos y darnos cuenta que nosotros solos no podemos con todo lo que se nos presenta día a día.

Tenemos que saber dónde acabamos nosotros y dónde empieza Dios y entregarle todo en oración para que obre.

La oración es la forma más directa de comunicarnos con nuestro Dios y entregarle todas nuestras preocupaciones.


No debemos permitir que la preocupación y las luchas que no son nuestras,mantengan nuestra relación con Dios en un estancamiento continuo, ¡solo debemos rendirnos a él y todo irá bien! Dios nunca ha perdido una batalla y no perderá la nuestra.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.